Kañete: cocina con corazón

arroz con pato a la naranja 3 - kañete
   

El logo de Kañete, es un puño en alto, con un pequeño corazón, agarrando con fuerza una cuchara. Orgullo, pasión, ganas de comer bien y amor por lo que se hace. Vamos a comprobarlo.

Conociendo a Kañete

Nos invitaron a visitar Kañete y probar algunos platos de su carta, pero antes hicimos un pequeño recorrido por todo el restaurante y a cada paso más me involucraba con el sentir de este local.

Hace unos meses abrió sus puertas en el corazón de Surquillo, distrito que está cogiendo fuerza y popularidad por su (buena) oferta gastronómica. Una vieja fábrica de zapatos precedió al restaurante y como es bueno honrar el pasado, verás en las paredes y en la barra del bar, innumerables moldes de zapatos. Porque el camino se hace al andar, esos moldes recordarán que Kañete llegó ahí, por cada paso que lo impulsó a seguir.

   

Mesas para dos, mesas familiares, cocina abierta, decoración nostálgica de un pasado que sigue presente, con recuerdos de familia, fotos, vajillas, una maquina de coser, todo cargado de sentimiento y un precioso mural, dando las notas de color. Buena música en vinilo (incluso puedes llevar tu antiguo disco favorito, que te lo pondrán encantados) y arte local en un rinconcito encantador. Fotografías, artesanía, cerámicas… y lo puedes comprar. Eso es Kañete.

Lo que hay en la carta

La carta se divide entre  distintos piqueos y platos de fondo. Platos a base de pescados y carne, algunos con toques orientales, otros de la sierra, selva o costa. Una carta estudiada donde encuentras un poquito de todos los gustos y en la que resaltan en negrita:

 “En este local no usamos glutamato monosódico (ajinomoto)”

Lo que probamos

Cancha

cancha - kañete
cancha – kañete

Sí, no te sorprendas. Veo necesario comentar la cancha serrana, porque es tan rica, que si la vendieran, compraría un par de kilos. Te la sirven caliente y con toque ahumado picante totalmente adictivo.

Rollitos selváticos

Masa wan, rellena de majado de plátano con chorizo de la selva y servido con salsa de cocona

   

rollitos selvaticos - kañete

En el primer bocado es la cecina quien te da la bienvenida, para seguidamente sentir la dulzura del majado de plátano, combinación excelente de sabores, a la que sumamos el picorcito justo de la salsa de cocona. Una genialidad que la salsa venga con un ají charapita, el cual el mozo te indica amablemente, que puedes aplastarlo para darle más alegria a la salsa, si te atreves.

La masa wan me encantó, súper ligera y crujiente. Me recordó mucho a la pasta filo, muy usada en la gastronomía árabe y griega.

Ceviche kañete

Bonito tipo sashimi y aliño de limón, servido con patacones, choclito desgranado y cancha serrana.

ceviche kañete - kañete
ceviche kañete – kañete

Un ceviche hecho a base de pesca sostenible. Y sorprende, desde luego que sí. Empezando por las texturas, diferentes al de ceviche a base de pescados tradicionales. La leche de tigre es intensa, sabrosa y bien cítrica que balancea muy bien con el contenido graso de este pescado.

ceviche kañete 2 - kañete

Y por último el picante, que todo rico cevichito debe tener; pica pero es totalmente tolerable. Los patacones están deliciosos remojaditos en el jugo.

Causa Ponja

   

Con palta y nori, montadas con almejas acevichadas y un toque de aceite de oliva

causa ponja - kañete
causa ponja – kañete

Sobre cucharitas, llega una causita  suave, en donde lo primero que sientes es el rico sabor del aceite de oliva, luego sientes el golpe cítrico. El crujiente llega con la cebolla en brunoise. Una entrada ligera y refrescante.

causa ponja 2 - kañete

Torrejitas norteñas

De choclo, coronadas con acevichado de chiringuito y bonito

torrejitas norteñas - kañete
torrejitas norteñas – kañete

Me encantó el contraste de sabores. Los dulces y ácidos se pelean por ser el protagonista pero llega el bonito y lo equilibra todo. La torrejita con ese dulcecito característico del choclo, es la base perfecta para este bonito y chiringuito acevichado. Atrévete a comerlo entero, no en trocitos y disfrútalo de principio a fin.

torrejitas norteñas 2 - kañete

Conchas a la brasa

Seis conchas de abanico cocidas a la parrilla y bañadas en una salsa norteña a base de chicha de jora y ajo.

conchas a la brasa - kañete
conchas a la brasa – kañete

Algo tan pequeño como una concha y que encierre tantísimo sabor. Lo primero que siento es un molusco fresco, tierno y cremoso con sabor a mar y luego un picante ahumado concentrado y tan potente que mis primeras palabras fueron  “esta conchita es levantamuertos”. Excelente.

conchas a la brasa 2 - kañete

Arroz con pato a la naranja

Patito criollo y de corral, cocido en chicha de jora norteña con zapallo loche y jugo de naranja, acompañado de arroz y salsa criolla

arroz con pato a la naranja - kañete
arroz con pato a la naranja – kañete

Me encanta la presentación, en una  sartén/ollita de metal, porque me da la sensación de ser un plato campero, como si lo hubieran cocinado sobre leña y de ahí a la mesa. Otro gran detalle es que te sirven la salsa criolla a parte, para que la vayas agregando al gusto.

Adoro los arroces, así que es lo primero que pruebo. Granos de un arroz arborio en perfecta cocción y que por su forma de absorber los jugos, cada cucharada (sí, con cuchara) es una pequeña concentración de sabores, los jugos del pato, la chicha de jora, el jugo de naranja, riquísimo.

arroz con pato a la naranja 2 - kañete

El patito es mantequilla pura, suave y con un rico sabor cítrico  y cuando crees que ya conoces el plato, le agregas la salsa criolla y otra explosión de sabor en tu boca, agregando textura y frescor. Realmente delicioso.

Codillo de cerdo

Cocido en chicha de jora, acompañado de pasta con frijoles guisados y puré de peras

codillo de cerdo - kañete
codillo de cerdo – kañete

Israel, no dejas de sorprenderme. En cada visita logras con algún plato, dejarme sin palabras. Este codillo es delicioso, hiper tierno, ni necesitas cuchillo. Una deliciosa pincelada dulce en la carne, causada probablemente por la chicha de jora, hace que casi no quiera compartir el plato.

codillo de cerdo 2 - kañete

Pasta con una perfecta cocción intercalada con unos frijoles igual de excelentes y ese puré de peras… quisiera encontrar las palabras adecuadas para convencerte de que vayas a probar este plato, incluso solo por ese puré. Lo mejor que he probado en mucho tiempo.

Arroz con jamón

Con base de sofrito de cebolla, tomate y ají mirasol, con garbanzos y hierbabuena.

arroz con jamón - kañete
arroz con jamón – kañete

Este plato juega con ventaja, porque no solo conquistó mi estómago, también mi corazón, pues no sé por qué, si por la combinación de sabores, quizás el saborcito a jamón, o la hierbabuena o la mezcolanza de todo, que me llevó a Andalucía mentalmente en la primera cucharada y no hay nada más rico que un plato que te lleva a tu hogar natal.

arroz con jamón 2 - kañete

Arroz cremoso y rico de verdad, donde una notable acidez se entrelaza con la grasita que el jamón impregnó en todo el plato. La hierbabuena te da esa frescura necesaria y los higos, la dulzura perfecta.

Estofado de lengua

Lengua de res, acompañado con locro de zapallo loche y coronado con camarones crujientes

estofado de lengua - kañete
estofado de lengua – kañete

Primera vez que pruebo lengua. No te voy a mentir, me costó dar el paso. Aún tengo que luchar con mi cerebro, que me juega malas pasadas con algunos platos. Pero Perú me está enseñando que hay que ser valiente, porque si no, me perdería  platos tan increíbles como este.

estofado de lengua 2 - kañete

La lengua está muy tierna, con  un riquísimo sabor y textura, nunca la imaginé así. El locro de zapallo loche, denso, con mucho cuerpo y dulcecito, buenísimo (¿podría pedir un tazón solo de esto por favor?). Los camarones sorprenden en un plato como este, es algo que no te esperas, pero no desentona. Lleva una ensaladita de caigua, precisa para hacer un descanso entre sabores.

Suspiro kañete

Clásico suspiro casero de chirimoya con galletas crocantes y merengue de Oporto

suspiro kañete - kañete

Cumplió su cometido. Este postre me hizo suspirar. En pocos sitios he probado un suspiro que me guste tanto como este. Tiene ese toque tan único, que lo hace  especial como todo lo que rodea a Kañete. Te atrapa desde la primera cucharada. Con un nivel de dulce adecuado, no empalaga para nada. Vas encontrando trozos de chirimoya, que junto a las galletas le agregan mucha textura a este postre y el merengue de Oporto… ¿qué haces leyendo aún? ¡Ve a probarlo!

Conclusiones

Cocina peruana contemporánea, con ingredientes de siempre y que encuentras en el mercado. No son platos rocambolescos, es como ellos dicen, cocina con corazón, donde los sabores de sus ingredientes, bien trabajados, dan un riquísimo resultado. Y sí, el logo de Kañete es muy acertado, sentí esa fuerza y pasión por la cocina, orgullo por lo que ofrecen y un gran amor en lo que hacen, el cual no solo se ve reflejado en cada plato sino tambien en cada rincón.

Datos de Kañete

Dirección:

  • Sta Rosa 345, Surquillo

Teléfono:

  • (01) 4556095

Horarios:

  • Lunes: Cerrado
  • Martes y miércoles: de 12:00 a 17:00
  • Jueves, viernes y sábados: de 12:30 a 16:00 y de 19:30 a 23:30
  • Domingos de 12:30 a 17:00

Precios:

  • Causa Ponja: S/34
  • Torrejitas norteñas: S/34
  • Conchas a la brasa: S/40
  • Rollitos selváticos: S/34
  • Ceviche Kañete: S/35
  • Codillo de cerdo: S/38
  • Arroz con jamón: S/40
  • Estofado de lengua: S/48
  • Arroz con pato a la naranja: S/45
  • Suspiro Kañete: S/22

Datos adicionales

  • Acepta VISA, AMERICAN EXPRESS, MASTERCARD
  • Estacionamiento: Calle y valet parking
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 7 Average: 3.4]